Capillas de la Hermandad de las Siete Palabras

Posee la Archicofradía de las Siete Palabras varias capillas y altares, en las que acoge a sus imágenes durante todo el año y en los que desarrolla algunos de sus cultos.

 

CAPILLA SACRAMENTAL: Obra de Pedro de Silva (1761-1782)

 

Consta de dos tramos, con una cúpula con efigies escultóricas de los Evangelistas.

El retablo mayor y los dos laterales son obra de José Varela de Mesa (1.779-80), responden a una estética Rococó. Dicho retablo mayor es obra de planta lineal, cuerpo de tres calles y ático, barroco del s. XVIII. En la parte superior aparece el Padre Eterno y debajo un relieve de la Santa Cena. En las calles laterales hay esculturas de San Benito, San Bernardo, San Fco. de Paula, San Rafael, San Cayetano y San Antonio.

Destaca el Sagrario, esplendida obra en plata en su color y que lleva el punzón de T. A. Méndez (1.782-3) con añadidos de 1.917.

En la calle central se dispone el Nazareno de la Divina Misericordia. La imagen de Nuestro Padre Jesús de la Divina Misericordia se trataba del titular de una hermandad de sacerdotes fundada en 1641, y que encargó la talla a Felipe de Rivas. Con el tiempo pasó a pertenecer a la Hermandad Sacramental de San Vicente por la desaparición de la hermandad de sacerdotes. La imagen fue objeto de una intervención para su incorporación al cortejo procesional, llevada a cabo por Luis Ortega Bru.

Los muros interiores muestran un orden de pilastras dóricas, con su correspondiente friso. Sobre sus laterales hay dos retablos Barrocos del s. XVIII, uno con la Virgen de la Cabeza de Gloria y el otro con un grupo de la Santísima Trinidad (s. XVIII - anónimo). Los retablos tienen un ático con hornacina con Santa Catalina de Alejandría y San Ramón Nonato.

Sobre la puerta de ingreso hay una magnifica Alegoría Eucarística de Herrera el Viejo (1.625) y la bóveda de cañón rebajado del Presbítero muestra asimismo pinturas al fresco de tema eucarístico.

En los laterales del Presbítero están colocadas dos pinturas sobre tabla que representan a San Sebastián con San Roque y a San Benito con 3 caballeros, obras del pintor flamenco Jan van Hemessen.

También ha cuatro magníficos ángeles lampadarios, en los cuatro machones que sustentan la cúpula central.

capilla-sacramental

 

CAPILLA HERMANDAD DE LAS SIETE PALABRAS


La Capilla de la Hermandad de Las Siete Palabras es de planta cuadrangular, cubierta por una bóveda ochavada, sustentada por medio de trompas. Preside la misma el Santísimo Cristo de Las Siete Palabras, a sus pies se halla la efigie de Nuestra Señora de los Remedios y San Juan Evangelista.

La imagen del Santísimo Cristo de las Siete Palabras es obra de Felipe Martínez en 1682 para otra corporación, fue adquirida por la Hermandad en 1881. Para adaptarla al momento que se representa en el paso de misterio, Emilio Pizarro le realiza varias restauraciones. La imagen ha sufrido diversas restauraciones, siendo la última la de Pedro Manzano en  2009. 

María Santísima de los Remedios es obra de Manuel Gutiérrez-Reyes Cano, de mediados del siglo XIX, fruto de la reorganización de la Hermandad.

Al reorganizarse la corporación fue la primera imagen que se hizo fue la de San Juan Evangelista en 1859, realizada por José Sánchez

En la misma capilla se encuentra una magnífica pintura de la Virgen de los Remedios, obra de Pedro Villegas Marmolejo (hacia 1590). La Virgen de los Remedios es una bellísima pintura sobre tabla, rematada en medio punto. Constituía la tabla central del retablo de Pedro Villegas que existía en la misma capilla de la Parroquia de San Vicente.

Además, a la izquierda podemos observar actualmente a Nuestra Señora de la Cabeza en un pequeño altar.  Como todos saben esta imagen es una de las hechas por Emilio Pizarro para el paso de la alegoría del Sagrado Corazón que se comenzó a realizar en el siglo XIX por parte de la Hermandad y que nunca llegó a procesionar. Manuel Escamilla la restaura en 1956 y la adapta a imagen de dolorosa, para que pudiera procesionar.

capilla-siete-palabras

 

ALTAR DE LA VIRGEN DEL ROSARIO


La Virgen del Rosario es una egregia imagen, de elevada prestancia y categoría. No sólo es titular de la Hermandad de Las Siete Palabras, sino que además debemos considerarla como Patrona o protectora de esta feligresía.

Se desconoce la autoría de la imagen de la Virgen, aunque la datación puede situarse en el siglo XVII, que ha sufrido diferentes restauraciones y transformaciones a lo largo de su historia.

Está situada en un Altar de nueva planta, en la cabecera del lado del Evangelio, en el que la acompañan a un lado Santa Teresa (siglo XVIII), procedente del Convento Casa Grande del Carmen y obra de carácter anónimo, y al otro Santa Bárbara, que perteneció al retablo antiguo (Mayor) y obra asimismo de autor anónimo (siglo XVII) y que algunos investigadores (por su buena factura) han llegado a situar en el círculo de Juan Martínez Montañés. Precisamente sobre el altar de la Virgen del Rosario y formando un conjunto se han situado cuatro pinturas del antiguo retablo mayor de la Parroquia, tratando de recomponerlo.

altar-rosario


San Miguel Arcángel

 

Obra de Pedro Roldan (1657), una de las mejores representaciones que hizo Roldan del príncipe de los Ángeles. Pertenece la Hermandad de las Siete Palabras. La tradición lo conceptúa como pesador de almas, de ahí su relación con las Ánimas Benditas del Purgatorio, cuya Hermandad encargó al esscultor más famoso de la época, Pedro Roldán su ejecución en 1657, labrándole un altar suprimido en la última reforma de la Iglesia concluida en 2001, que se situaba en la hornacina en la que actualmente podemos observar a la imagen.

san-miguel

Comparte en tus redes

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to Twitter

facebook twitter

Arriba