Proyecto de Columbario Parroquial

columbario
El cuidado por los restos de los difuntos ha sido una constante a lo largo de la historia de la humanidad misma, que de esta manera expresa, aun de modo imperfecto, su sentido de la sacralidad y la trascendencia.

La Iglesia, por su parte, a la luz plenificadora de la Revelación y la experiencia salvífica de Cristo Resucitado, porque “no creemos en un Dios de muertos sino de vivos” (Mt 22,32), pone de manifiesto en la atención pastoral a la hora de la muerte su firme esperanza en la resurrección de la carne y en la vida eterna, derivada de la misma esencia del Dios en el que cree. Por tanto, no puede serle indiferente el destino de los restos mortales de aquellos que están llamados a participar un día de la gloria y la vida verdadera en Dios, nuestro Señor.

Conviene que los restos de nuestros seres queridos sean depositados en un lugar propio y sagrado, perviviendo la cercanía con ellos mediante los signos del lugar y el tiempo, y donde sea posible expresar un amor que nace de la gratitud y la esperanza.Si bien la Iglesia ha manifestado su preferencia por la inhumación de los cadáveres, no excluye la práctica de la incineración, siempre y cuando ésta no se realice por razones contrarias a la doctrina cristiana y por consiguiente, los columbarios deben ser entendidos como extensión de los cementerios cristianos, donde el respeto y la veneración a los que nos han precedido forman parte de nuestra forma de entender el misterio de la muerte y la resurrección.

Por todo ello, la Parroquia de San Vicente Mártir quiere ofrecer a los fieles la posibilidad de depositar las cenizas de sus familiares y amigos difuntos en un lugar sagrado como es el propio templo parroquial, y proyecta la construcción de un columbario en la cripta que está situada bajo la nave central.

El proyecto que se está manejando, pendiente de análisis por parte de los servicios técnicos y jurídicos de la Archidiócesis de Sevilla, consiste en la construcción de 299 lóculis con capacidad para seis urnas cinerarias cada uno, de tamaño normalizado para este columbario. Además se prevén 10 lóculis con capacidad para doce urnas cinerarias cada uno, también de tamaño normalizado para este columbario. Igualmente se construirán 4 cenizarios comunes para el depósito de cenizas.

Los lóculis se conceden por un plazo de 50 años, prorrogables en períodos de 30 años. En el cenizario común no hay límite de tiempo. Hay posibilidad de financiación del coste hasta en 60 meses. La asignación del lugar del lóculi se realizará por estricto orden de reserva o concesión.

Para cualquier información complementaria, comuníquese con el párroco D. Marcelino Manzano Vilches, personalmente o contactando a través de esta página web. Necesitamos conocer el número de interesados para seguir adelante con el proyecto.

Comparte en tus redes

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to Twitter
Arriba